19 oct. 2009

Las posibilidades de vida fuera de la tierra

Los astrónomos en su búsqueda de vida en otros planetas similares a la tierra han encontrado 32 nuevos planetas fuera de nuestro sistema solar, agregando evidencia a la teoría de que el universo tiene muchos lugares donde se podría desarrollar la vida.



Los científicos que usaron telescopios en el Observatorio Europeo del Sur (ESO, por sus iniciales en inglés) no encontraron ningún planeta del tamaño de La Tierra, cualquiera que luciera habitable o incluso alguno que fuera raro por alguna razón, pero su anuncio aumentó la cifra de planetas descubiertos fuera del sistema solar, a más de 400.



Seis de los planetas recientemente descubiertos son varias veces más grandes que La Tierra, con lo que la cifra de astros llamados "supertierras" aumentó más de 30%. La mayoría de los planetas descubiertos hasta ahora son mucho más grandes, del tamaño de Júpiter o aun más grandes.



Dos de los planetas descubiertos eran tan pequeños como cinco veces el tamaño de La Tierra y uno fue cinco veces más grande que Júpiter, el planeta más grande del sistema solar.

El astrónomo Stephane Udry, de la Universidad de Ginebra, dijo que los resultados apoyan la teoría de que la formación de planetas es común, sobre todo con cierto tipo de estrellas.




"Estoy bastante seguro de que hay planetas parecidos a La Tierra por todas partes", dijo Udry durante una conferencia de prensa por internet desde Portugal. "A la naturaleza no le gusta el vacío. Si hay espacio para poner un planeta allí, habrá un planeta allí", afirmó.

Lo que los astrónomos dijeron es especialmente emocionante es el alto porcentaje (mas o menos la mitad) de un tipo de sistemas planetarios con estrellas relativamente poco brillantes que tienen planetas a su alrededor. Esto fue más que la esperada teoría de la formación de los planetas, dijeron los astrónomos.



Dos de los cuatro planetas encontrados alrededor de este tipo de estrellas tenían un tamaño relativamente cercano al de La Tierra, dijo el astrónomo Xavier Bonfils, del Observatorio de Grenoble, en Francia.

Los descubrimientos fueron hechos por el llamado Buscador de Planetas por Velocidad Radial de Alta Precisión (HARPS, por su acrónimo en inglés), que busca cambios ligeros en los movimientos de una estrella provocados por efecto de la gravedad de un planeta.

El equipo usó el Buscador de Planetas por Velocidad Radial de Alta Precisión o HARPS, un espectrógrafo instalado en el Telescopio de 3,6 metros en La Silla, Chile, del Observatorio de Europa del Sur (ESO por sus siglas en inglés).



El espectrógrafo no transmite directamente las imágenes de los planetas, pero los científicos pueden calcular su tamaño y masa detectando pequeños cambios en la oscilación de las estrellas causados por la pequeña fuerza gravitacional de un planeta.

Los astrónomos buscan planetas similares a la Tierra porque son los que tienen más probabilidad de albergar vida. HARPS ha detectado 75 planetas orbitando 30 estrellas diferentes. El equipo ESO no dio detalles de qué estrellas están orbitando los planetas.



En Mayo de 2008 el telescopio espacial 'Corot', de la Agencia Espacial Europea, localizo un nuevo planeta al pasar delante de una estrella lejana. Se trata de un cuerpo de elevada temperatura y más grande que Júpiter, que ha sido llamado 'Corot-exo-1b' y que se encuentra a 1.500 años luz, en la constelación de Monoceros. Éste fue el primer éxito científico de la misión espacial francesa, que fue lanzada el 27 de diciembre de 2007 y que tiene como objetivo buscar planetas similares a la Tierra.



Sin embargo "por el momento" la única evidencia comprobada de vida (como la conocemos) en el Universo. Es de la que estamos seguros, la que existe en nuestro sistema solar, en un pequeño planeta llamado Tierra.

Publicado por:
Jesus Agustin