3 jul. 2009

Michael Jackson una historia rota

La muerte de Michael Jackson sorprendente y misteriosa como todo en su vida…..

Sería hermoso que todo el mundo lo recordara como era antes de su Guerra Mundial particular contra sí mismo, hace varias décadas, cuando aún era el niño prodigio de la Motown, cuando fue el 'Rey del pop': aquel súper estrella que bailaba y cantaba con una gracia maravillosa, aquella figura cuyo genio para la música parecía inextinguible, abrumadora.

Sin embargo, su muerte deje en la memoria colectiva las imágenes delirantes y ridículas de sus excentricidades, de las turbulentas leyendas urbanas y de las aún más turbulentas sombras de su biografía. Jackson, el abusador de niños. Jackson, el coleccionista de caprichos pintorescos, extravagantes, incluso raros. Jackson, el de las mil y una operaciones de estética. Jackson, el del culto mesiánico. Jackson, el marido imposible...


Michael Joseph Jackson era el séptimo de los nueve hijos que tuvo un muy religioso matrimonio de Gary (Indiana). Lamentablemente para Michael no fue un niño hasta que se hizo mayor, cuando se independizó de su padre. Pasó toda su vida deseando recuperar aquella inocencia brutalmente interrumpida. En la cárcel en que se convirtió su hogar, Michael sufría los constantes abusos físicos y psicológicos de su violento progenitor, quien usó a sus hijos para alcanzar los sueños de éxito musical que él no había logrado. Debutó a los cinco años junto a sus hermanos Marlon, Jackie, Tito y Jermaine bajo el nombre de “Jackson five”. Y aunque era el más joven de todos, pronto se convirtió en el vocalista principal y en el emblema del grupo. Fichados por la Motown en 1968, cuando Michael tenía 10 años, hilaron éxito tras éxito con una cadena de 'singles' arrebatadores, un 'soul-pop' alegrado por perfectas coreografías que los cinco ejecutaban con la exactitud de un conjunto de gimnasia en la final de unas Juegos Olímpicos. La alegría contagiosa de aquella música contrastaba, sin embargo, con la disciplina del padre, que obligaba a sus pupilos a ejercitarse con mano de hierro.
“No tuve una infancia” es una de las citas más repetidas del artista y desde luego la mejor para resumir sus 50 años de existencia.


Peter Pan llegaba a Neverland (Nunca Jamás) en la segunda estrella a la derecha y todo recto hasta el amanecer. Michael alcanzó ese idílico amanecer a finales de los años 70. Tras una década larga, la de su infancia y adolescencia, grabó su primer disco importante en solitario con el gigante Quincy Jones como productor y nuevo mentor. Durante los 70, 'Jacko' había alternado los discos de grupo con los solistas, pero 'Off The Wall' (1979), publicado pocos días antes de cumplir 21 años, es considerado su primera gran obra. Muchos de sus admiradores, de hecho, lo consideran aún mejor que el más famoso 'Thriller'. Las ventas fueron sencillamente colosales, con más de 20 millones de ejemplares despachados en el albor de una década que vería triunfar a Madonna, Bruce Springsteen o U2, pero que no conoció una estrella tan grande como Michael Jackson.


Sin tiempo para que la vida en el planeta tomara aliento, capturando de un modo voraz el pulso del momento, Jackson publicó en 1982 'Thriller', uno de los discos más importantes en la historia del pop, tanto por su inigualable éxito comercial (en un año se vendieron 40 millones de copias y hoy se calcula que la cifra supera los 100 millones) como por su brutal influencia artística. Jackson estaba condensando la historia de la música negra en canciones adictivas que han sido y son el libro de estilo del pop negro posterior. Icono en la incipiente cultura del videoclip, estrella de la generación MTV, Jackson era invitado por presidentes de gobierno, salía en la prensa por sus donaciones filantrópicas y terminó por erigirse en una suerte de mesías beatífico cuando en 1985 coescribió con Lionel Ritchie el muy 'kitsch' himno contra el hambre 'We Are the World'. 'Bad', en 1986, fue su último gran disco y el que alargó su reinado del pop el resto de los años 80, no sólo gracias a su, de nuevo, enorme impacto en las listas de ventas, sino por la grandiosa gira mundial que terminaría en 1989 tras año y medio y más de 120 conciertos en todo el mundo.


Con 750 millones de discos vendidos en todo el mundo, Michael Jackson ha sido el autor de muchos éxitos, muchos de los cuales forman ya parte de la banda sonora de la vida de muchas personas. Canciones como Billie Jean, Smooth Criminal, Bad, Beat it, Black or White, The way you make me feel, Man in the mirror o su mayor éxito, Thriller (que sigue siendo el disco más vendido de la historia), son sólo algunos ejemplos de canciones que forman parte de esas vidas y de la historia del Pop para siempre.

Como pequeño homenaje recordatorio de los buenos tiempos, dejo aquí el vídeo musical más famoso de todos los tiempos, que a su vez pertenece a su canción más popular y al disco más vendido de la historia, Thriller (y pongo el vídeo completo, el de 13 minutos):




www.Tu.tv
En un momento intangible de aquel tiempo, Michael Jackson mató a Michael Jackson. De repente, dejó de hablarse de la estrella de pasos de baile para aparecer una cadena infinita de exuberantes rarezas, una pesadilla, que su cámara hiperbárica o su piel mutante iban dando titulares a la prensa amarilla, de la que ya nunca desapareció su maltrecho personaje.

'Dangerous' (1991) supone un bajón incontestable en su trayectoria, aunque visto con perspectiva es un álbum digno con momentos destacables. De nuevo, le siguió un gran 'tour', esta vez de 89 conciertos.

De improviso, se desató el escándalo. En 1993, un menor de 13 años lo acusó de abusos sexuales y la demanda no se retiró, tras varios meses de sobreexposición mediática y trámites judiciales, hasta que los abogados de ambas partes llegaron a un acuerdo económico. Su mansión-parque de atracciones de Neverland (Nunca Jamás) ya no fue lo mismo: la imagen de Michael Jackson había quedado turbulentamente sucia para siempre. Dieciséis años en los cuales se ha seguido hablando mucho de su cuerpecito, de su fortuna, de sus tres hijos, de mil cosas salvo de música, pese a que entre 1996 y 1997 ofreció una nueva (y última) gira y que en 2001 publicó un intrascendente disco, el pésimamente titulado 'Invincible'. El 13 de julio de 2009 iba a volver a actuar, iniciando una serie de 50 conciertos en el O2 de Londres, un recinto con capacidad para 18.000 personas. La totalidad de las entradas se había agotado poco después de su salida a la venta. Ganador de 13 premios Grammy, Michael Jackson murió el jueves 25 de junio de 2009, sin poder presentarse una vez más….

Michael Jackson, un talento así no podrá sencillamente desvanecerse y quedar sepultado durante décadas. ¿O podrá? Lo será. Lo fue…....

Publicado por:
Pablo Gil.