2 jul. 2009

The Red List IUCN

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, en sus siglas en inglés), elaboro un nuevo estudio, basado en datos recogidos en 2008 en la Lista Roja (Red List) que compone esta organización, se ha publicado para preceder al cumplimiento del plazo del objetivo de 2010, para trazar una conexión entre las crisis del sector financiero y el medio ambiente.



La última edición de la Lista Roja de la UICN incluye 44.838 especies, de las cuales 16.928 están amenazadas de extinción (es decir, el 38% del total evaluado). 3.246 de ellas se encuentran en la categoría de amenaza máxima “en peligro crítico de extinción”, 4.770 están “en peligro” y 8.912 son “vulnerables” a la extinción.

Un análisis detallado de esas cifras indica que la comunidad internacional no logrará cumplir su objetivo de impulsar la biodiversidad para 2010, un compromiso asumido por la mayoría de los países en 2002.

Jean-Christophe Vie (Editor) comento:

"No queremos elegir entre la naturaleza y la economía; sólo queremos llevar la naturaleza al mismo nivel cuando se deba tomar una decisión", dijo Vie por teléfono desde Suiza.

"Los empleos son importantes, pero no los empleos en perjuicio de la naturaleza"

"Hemos hecho eso demasiado y miren a dónde hemos llegado", añadió.

El documento advierte:
Esta no es una lista exhaustiva y sólo analiza un 2,7 por ciento de las 1,8 millones de especies definidas.
Es mucho más grave que la crisis económica o la crisis bancaria, puedes perder una industria de éxito, pero puedes construir otra.
En la naturaleza, si algo se pierde, desaparece de verdad, y se pierde un capital que no puede reemplazarse nunca más.

La noción de que la biodiversidad es secundaria frente a la salud económica se da principalmente en Norteamérica, Europa y otras regiones en las que la conexión con el medio natural es menos directa, mientras que en las zonas menos desarrolladas, hay una línea directa entre la prosperidad humana y la biodiversidad.

El nuevo estudio, que evalúa la situación de las especies animales del planeta, muestra que por lo menos 16.928 están en peligro de extinción, incluyendo:

-1/3 (un tercio) de los anfibios, enfrentan una crisis de extinción, con 366 especies añadidas a la Lista Roja de la UICN este año. Actualmente 1.983 especies (32,4%) están amenazadas o extintas.

-1/8 (una de cada ocho) de las especies de aves.

-1/5 (una de cada cinco) en las especies de mamíferos (1.141 de las 5.487) están amenazadas de extinción, tomando en cuenta que ya 76 especies por lo menos se han extinguido.

Por primera vez, aparecen nuevos grupos de especies en la Lista Roja de la UICN, acrecentando la diversidad y riqueza de los datos, de los cuales a continuación presentamos solo algunos casos:


Las tarántulas de la India, conocida como Parachute Spider (Poecilotheria hanumavilasumica de Rameshwaran), muy preciadas por los coleccionistas y amenazadas por el comercio internacional de mascotas, está clasificada como “en peligro crítico de extinción” a raíz de la destrucción casi total de su hábitat natural.

El lince ibérico (Lynx pardinus), cuya población cuenta entre 84 y 143 adultos y sigue disminuyendo a raíz del declive de su principal presa, el conejo europeo.



El demonio de Tasmania (Sarcophilus harrisii), que pasó de “preocupación menor” a “en peligro” después de una disminución de más del 60% de su población en los últimos 10 años a causa de un tipo de cáncer facial transmisible y mortal.



El gato pescador (Prionailurus viverrinus) de Asia sur-oriental pasó de “vulnerable” a “en peligro” a raíz de la pérdida de hábitats de humedales. La foca del mar Caspio (Pusa caspica), anteriormente “vulnerable”, también pasó a la categoría “en peligro”. Su población declinó en un 90% en el último siglo debido a la caza insostenible y al deterioro de sus hábitats, y sigue aún disminuyendo.


El elefante africano (Loxodonta africana) pasó de vulnerable a casi amenazado, aunque su situación varía considerablemente dentro de su área de distribución. Ello refleja el crecimiento reciente de importantes poblaciones de África del Sur y Oriental, que sigue en curso. Dicho aumento es insuficiente para compensar los eventuales decrecimientos que puedan registrarse en otras áreas.



El sapo de Holdridge (Incilius holdridgei) de Costa Rica, una especie endémica, pasó de “en peligro crítico de extinción” a “extinto”, no habiendo sido observado desde 1986 pese a investigaciones extensivas.


El lagarto gigante de La Palma (Gallotia auaritae). Encontrado en la isla de La Palma, en las Canarias, y considerado extinto desde hace cinco siglos, fue redescubierto en 2007 y clasificado como “en peligro crítico de extinción”. Se comenta que este ya no existe debido a que no se le ha vuelto a ver.


El cocodrilo cubano (Crocodylus rhombifer), anteriormente “en peligro”, está también ahora en peligro crítico de extinción, debido al declive de la población derivado de la caza ilícita para la carne y las pieles, que se usan para la confección de prendas de vestir.


REFLEXIONES:

La pérdida y degradación de los hábitats afecta al 40% de los mamíferos del planeta. Reviste un carácter más grave en América Central y del Sur, África Occidental, Oriental y Central, Madagascar, y en el sur y el sudeste de Asia. La caza y explotación insostenible afecta a los grandes mamíferos, especialmente en el sudeste asiático, pero también en ciertas regiones de África y Sudamérica.

Julia Marton-Lefèvre, Directora General de la UICN.
“Durante nuestras vidas, centenares de especies pueden desaparecer a causa de nuestras propias acciones, lo que es una señal alarmante de lo que sucede a los ecosistemas donde viven. Debemos fijar objetivos claros para el futuro con miras a revertir esta tendencia, para no dejar como legado duradero la desaparición de muchos de nuestros parientes más próximos”.

Dra Jane Smart, Directora del Programa de Especies de la UICN.
“Cuanto más esperemos, más costará prevenir extinciones futuras. Ahora sabemos qué especies están amenazadas, cuáles son las amenazas y dónde se plantean; no tenemos más excusas para quedarnos mirando sin hacer nada.”




Conforme nos adentramos mas en el siglo XXI El principal problema no es encontrar un empleo, “es encontrar comida” y en la mayoría de los lugares ésta proviene de la biodiversidad, de la naturaleza, de todos los animales los peces y las plantas.




The Red List (IUCN)




Publicado por:
Emilio R. Covelo.